Alianza contra el Hambre vincula la falta de recursos a la obesidad

foto_01
Encuentro contra el hambre y la malnutrición
17 octubre, 2013
encuentro-listado
II Encuentro de la Alianza contra el hambre y la Manutrición de España
20 marzo, 2015
Show all
foto_02
Oviedo, 6 mar (EFE).- El director de la Alianza Nacional contra el Hambre y la Malnutrición de España (ACHM-E), Benito Aláez Corral, ha llamado hoy la atención sobre la “mala nutrición” que existe en el país y ha destacado que las familias con menores recursos económicos tratan de acceder a alimentos de mayor aporte calorífico, contribuyendo al aumento de obesidad de sus integrantes.
Aláez ha realizado estas declaraciones durante una rueda de prensa en la que se ha dado a conocer las conclusiones del encuentro sobre hambre y malnutrición en España que se celebró en Asturias en octubre del año pasado.
Este encuentro contó con la presencia de representantes del Gobierno regional y ayuntamientos asturianos, de organizaciones sociales y de la Universidad de Oviedo.
En su primera deducción, el informe apela a la nutrición como “inversión de futuro” y entiende la mala alimentación “como causa y como efecto de la pobreza”.
Aláez ha indicado que existe un sector de la población que “podría estar privado materialmente de alimentos suficientes y, por tanto, sufrir hambre”, pero ha apuntado que el porcentaje de personas en esta situación “sólo ha aumentado ligeramente con respecto a la situación de hace 10 años, en un 2 por ciento”.
“Lo que se ha agravado severamente como consecuencia del incremento de la pobreza que se deriva de la actual crisis económica es la mala nutrición, con un notable aumento del problema de la obesidad entre las personas de rentas bajas, que cada vez son más numerosas”, ha precisado.
Ha recalcado que la incidencia de la obesidad está directamente relacionada con las diferentes clases sociales, con una mayor proporción de patrones alimentarios menos adecuados, como la ingesta de carne o embutidos, en las más bajas mientras que las altas gastan mayores recursos económicos en la compra de fruta y verdura.
El catedrático ha apuntado a la población infantil como la más vulnerable a la obesidad y ha señalado que la dificultad de acceder a comedores escolares, por culpa de la crisis, está privando a muchos niños de recibir una buena nutrición y el aprendizaje de una alimentación adecuada.
“En el contexto español no se puede hablar ni de hambre ni de malnutrición, sino de dificultad alimentaria”, subraya el informe, que alerta del aumento de la “vulnerabilidad social, con el incremento, desde 2008, de personas por debajo del umbral de la pobreza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, la navegación por nuestra página web, así como su uso, analizando con carácter adicional su navegación. Si continúa dentro de nuestra web acepta su uso, pudiendo obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies. ACEPTO