Fortalezas y debilidades de la comunicación sobre alimentación: VI Encuentro de la ACHM-E

DSC_0983
Consulta el catálogo de la exposición “Bodegones contemporáneos: ¿qué tenemos en la mesa hoy?”
8 noviembre, 2019
Show all
IMG_2612

La Alianza Contra el Hambre y la Malnutrición celebró en Oviedo su VI Encuentro nacional bajo el lema: “La alimentación en la opinión pública. El papel de la comunicación”, en el que participaron divulgadores científicos, periodistas y profesionales de la publicidad y la comunicación corporativa de primer nivel, destacando la presencia del director de la oficina de la FAO en España, el periodista Enrique Yeves. A lo largo de la jornada se analizó la influencia en las decisiones de consumo alimentario de cada uno de los agentes, desde los divulgadores en redes sociales, pasando por los periodistas de medios tradicionales y acabando por los publicistas.

Existe una demanda creciente de información sobre alimentación por parte de los consumidores que se traduce en la proliferación de perfiles en redes sociales que se dedican a compartir información sobre nutrición y hábitos de vida saludables. Los tres divulgadores científicos invitados por la Alianza (Beatriz Robles, Miguel Ángel Lurueña y Juan Revenga) desgranaron las ventajas de la comunicación digital así como los retos a los que debe enfrentarse. “Las redes sociales pueden ser una herramienta muy útil para difundir buenos hábitos pero también se convierten fácilmente en propagadoras de bulos e informaciones sesgadas e interesadas”, manifestó Miguel Ángel Lurueña, autor del blog “Gominolas de petróleo”. La facilitación del contacto entre profesionales científicos y la influencia contrastada en el cambio de hábitos de la población se destacaron como fortalezas mientras que entre las debilidades se señalaron, entre otros, la necesidad de comunicar de manera inmediata, la dificultad de transmitir la incertidumbre así como la falta de consenso científico en ciertos temas de interés para el usuario, lo cual genera desconfianza y desinformación. También se puso sobre la mesa la importancia de que los organismos oficiales se adecúen a las nuevas formas de comunicar que ya exige la población y se protocolicen las respuestas ante crisis alimentarias como el caso reciente de la listeria.

En cuanto al papel de los medios de comunicación tradicionales, en la mesa se planteó la necesidad de especialización de los periodistas que los capacite para difundir informaciones rigurosas sobre alimentación. Además, también se recordaron las limitaciones y problemas a los que se enfrenta la profesión periodística en la actualidad, como la exigencia de inmediatez y el “clikbait. En este sentido, el director de la oficina de la FAO en España presentó el caso práctico del organismo al que representa, que en los últimos años ha reforzado su red de comunicadores y ha establecido alianzas con empresas de comunicación, financiando becas para periodistas y explorando nuevas fórmulas de colaboración. “En FAO decidimos poner la comunicación en el centro de nuestra estrategia ya que nos dimos cuenta del inmenso poder transformador y movilizador que tiene en nuestro trabajo de incidencia política y social. Tenemos una red de 150 periodistas trabajando cada día para comunicar nuestros mensajes y hemos establecido acuerdos con empresas como la Agencia EFE y El País para lograr que los temas que nos preocupan salgan en los medios. De otra manera sería muy difícil lograr la repercusión mediática que necesitamos”, explicó.

A lo largo de todas las mesas se recalcó el papel del consumidor y su poder transformador, pero especialmente en la mesa sobre la publicidad y la comunicación corporativa. Miguel Conde, publicista y fundador de la Fundación Knowcosters, insistió en el mensaje que defiende esta entidad: “Un consumidor informado puede tomar decisiones que generen cambios sociales a largo plazo. Un consumo informado da lugar a un consumo transformador”. Además, se hizo hincapié en la importancia de la transparencia para las empresas en general, y alimentarias en particular, y en la necesidad de revisar la regulación al respecto de la publicidad encubierta, engañosa y/o deshonesta, especialmente en relación a los mensajes destinados a la población más vulnerable (niños y jóvenes).

En definitiva, el encuentro de la ACHM- E sirvió para poner sobre la mesa los grandes retos a los que se enfrenta la comunicación sobre alimentación en todas sus formas en un momento en que el interés del consumidor medio sobre este tema es cada vez mayor. Esto conlleva una importante reflexión, responsabilidad y compromiso, pero también una gran oportunidad para fomentar el pensamiento crítico del consumidor y reforzar los mensajes que promuevan buenos hábitos que contribuyan a lograr una mejora en la salud y la nutrición de las personas.

En la jornada, además, se presento la Malnutrición: carencias, excesos y desequilibrios. Guía V Encuentro ACHM-E, que está disponible para su descarga gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, la navegación por nuestra página web, así como su uso, analizando con carácter adicional su navegación. Si continúa dentro de nuestra web acepta su uso, pudiendo obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies. ACEPTO